HURRICANE SOLUTION | PROTECCION CONTRA HURACANES

Ultimas Noticias

Huracanes

¿Para qué sirven los huracanes en el planeta?

Se menciona muy a menudo que las tormentas tropicales y huracanes, son algo así como el sistema de enfriamiento del planeta, y sirven para regular su temperatura, es por ello que a causa de la contaminación y el calentamiento global, tengamos cada vez tormentas más fuertes y más frecuentes.

El por qué se forman realmente o cuáles son las condiciones necesarias para su formación es algo que aún no se ha logrado descubrir completamente.

Una Tormenta Tropical es un sistema de baja presión que produce fuertes vientos y abundante lluvia, eso es lo que siempre escuchamos en televisión, ¿pero realmente que significa eso?

Los ciclones, tormentas tropicales o huracanes se forman a partir de áreas en que la presión atmosférica desciende muy cerca de la superficie de la tierra. Esto se debe a que cuando el aire está caliente, asciende, haciendo bajar la presión y provocando inestabilidad, es ahí cuando se forma entonces un ciclón, mientras que cuando el aire está frío, desciende, haciendo aumentar la presión y provocando estabilidad se forma entonces, un anticiclón.

Es entonces que debido a la diferencia de densidades, el aire frío y el caliente no se mezclan  (como el agua y el aceite), por lo que el aire frío empuja hacia arriba al aire caliente provocando una inestabilidad. Es todo eso lo que comienza a formar a la tormenta tropical, y a esta zona de contacto es a la que se conoce como frente.

Precisamente por todo eso, es que hay zonas que son más propensas a generar tormentas tropicales, que son los trópicos, en los cuales se encuentran las corrientes calidas que vienen del Ecuador, y las frías que vienen de los Polos, que ayuda a la formación de todo eso.

Los huracanes son como maquinas térmicas gigantes, y gracias a procesos de las corrientes, del calor, condensaciones, es lo que le da energía. Por ejemplo, la condensación hace que haya una mayor velocidad en el viento, los vientos más rápidos ocasionan presiones más bajas, lo que ocasiona una mayor evaporación y esta eventualmente se condensa al seguir su paso por el sistema; es como un circulo vicioso.

La rotación de la Tierra es la que se encarga de darle su giro a la tormenta o huracán, y eso es conocido como el efecto Coriolis, que también ocasiona que al norte del Ecuador giren en sentido contrario a lashuracan1 manecillas del reloj, y al sur de Ecuador en sentido horario.

Los científicos estiman que un huracán expulsa cerca de 50 a 200 trillones de watts al día de energía, eso es aproximadamente 70 veces la energía consumida por los humanos en todo el mundo.

No todas las caídas de presión se transforman en tormentas tropicales o en huracanes, pero para aquellas que sí lo hacen se reservan nombres de una lista que cambia cada ciertos años. El por qué se les ponen nombres es para que la población las identifique más fácilmente, y para ahorrar tramites en las compañías de seguros y agilizar las cosas. Estos nombres suelen ser decididos por algunas agencias como la Organización Meteorológica Mundial, o algunas oficinas u organismos regionales. Si alguna tormenta fue especialmente destructiva, su nombre es retirado de la lista, y no se vuelve a usar, es por eso que ya no ha vuelto a haber huracanes Sandy, Katrina, Ike, Wilma, entre otros.

La elección de los nombres se supone que es aleatoria, aunque al principio no era así, los nombres solían ser de acuerdo al santoral del día que la tormenta golpeaba tierra. Finalmente la Organización Meteorológica Mundial decidió incluir nombres femeninos y masculinos en la lista. Se preparan 21 nombres cada año, y en caso de que hayan más tormentas y se terminen esos nombres, se utilizan letras del alfabeto griego para nombrar a los siguientes.

Sin importar lo terribles que nos puedan parecer los huracanes, no todo lo que hacen es malo, fuera de la destrucción que se genera por su causa, es una forma del planeta de regular su temperatura, además de que ayudan a lograr que las lluvias lleguen a zonas que normalmente no lo harían, evitando que estas sean desérticas. México debe una buena parte de su precipitación anual a la temporada de huracanes, y otros países como Japón directamente depende más de la mitad de su precipitación anual de estas tormentas.

Así que mejor debemos prepararnos mejor para evitar desastres, en vez de dar una connotación negativa de algo que es parte de los procesos naturales de nuestro planeta.


Leave a Reply